30 de agosto de 2016

Lenguaje no sexista en el ámbito de la educación

Crédito de la imagen

Existe en nuestra sociedad una creciente preocupación por el uso no sexista del lenguaje, especialmente en el ámbito educativo, político e institucional, lo que ha provocado la aparición de diferentes mecanismos lingüísticos que pretenden acabar con la hegemonía del masculino genérico en la lengua castellana. Sin embargo, de la misma manera que el fin –por muy loable que sea- no justifica los medios, no todas las alternativas empleadas para sustituir el masculino genérico del castellano son aceptables ni se consideran válidas desde el punto de vista gramatical.

Es por ello que se hace más necesario más nunca prestar una especial atención a la Guía de comunicación no sexista, elaborada por Instituto Cervantes con el apoyo del Instituto de la Mujer, o a la Guía de lenguaje no sexista, publicada por la Oficina de Igualdad de la Universidad de Educación a Distancia (UNED). Ambas guías no pretenden convertirse en un código rígido ni en un reglamento estricto sino que se limitan a ofrecer una serie de pautas y sugerencias que den respuesta a las nuevas demandas de una sociedad cambiante que parece reclamar un uso no sexista del lenguaje. Pero teniendo siempre presente que se debe llegar a dicho objetivo de una manera natural, sin necesidad de forzar las estructuras gramaticales. Y ser natural es, por ejemplo, no rechazar el masculino genérico de manera sistemática, moderar los desdoblamientos para evitar redundancias innecesarias y recurrir a otras formas de redacción que hagan más visible a la mujer y que contribuyan a erradicar el sexismo de los usos lingüísticos sin vulnerar las normas gramaticales.

Recogemos aquí algunas de las recomendaciones que aparecen en dichas guías. Y más concretamente, nos centraremos en la comunicación no sexista en el ámbito educativo. De hecho, es en los centros de enseñanza, como garantes de la transmisión de valores coeducativos, donde se debe extremar más el cuidado por el uso no sexista del lenguaje, por la visibilización explícita de los dos sexos y por la erradicación de los estereotipos sexistas presentes en la sociedad. No obstante, los consejos para un uso no sexista del lenguaje en el terreno educativo son también extensibles a los demás ámbitos de la vida pública.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada