16 de junio de 2016

Apuntes sobre la V Jornada Habilidades emocionales, estrategias coeducativas...

Crédito de la imagen
El Máster Universitario en Intervención en Violencia contra las mujeres, en colaboración con Emakunde / Instituto Vasco de la Mujer, organizó el pasado 14 de junio una interesante jornada titulada “Habilidades emocionales, estrategias coeducativas, empoderamiento, cambio digital...trabajando con adolescentes y jóvenes contra las violencias machistas” que tuvo como escenario la sala Ignacio Ellacuría de la Nueva Biblioteca de Deusto y cuyo programa aparece recogido en este enlace. Todo un punto de referencia para educadores que trabajan con adolescentes y jóvenes en las aulas.

La PONENCIA INAUGURAL corrió a cargo de Ianire Estébanez Castaño: “El amor en los tiempos de las redes. Prevención e intervención en violencia en las relaciones entre jóvenes”.

Procedencia de la imagen
Ianire Estébanez, psicóloga, especializada en violencia de género y autora del blog “Mi novio me controla… lo normal”, planteó al inicio de su ponencia un gran interrogante: “¿Cuánto hemos cambiado?”, seguido de una serie de preguntas que pretendían hacer reflexionar al auditorio sobre la manera en la que los jóvenes y adolescentes de hoy en día viven sus relaciones afectivo-sexuales. La conclusión final era evidente: aunque hemos cambiado mucho, todavía nos queda un largo trecho por recorrer. En este sentido, Ianire Estébanez hizo hincapié en el hecho de que la sociedad en general y los medios de comunicación en particular contribuyen de manera decisiva y consciente a perpetuar los mismos estereotipos sexistas de siempre y a que sigan perviviendo ideas asociadas al mito del amor romántico, lo que provoca que se perpetúen en el tiempo relaciones que pueden resultar tóxicas. “Ni príncipes ni Greys”. 

También mencionó Ianire Estébanez lo preocupante que resulta el hecho de que una gran mayoría de jóvenes y adolescentes no perciba el control sobre la pareja como una forma de violencia. Y habló finalmente del ciberacoso sexista y de la necesidad de educar emocionalmente a los jóvenes y adolescentes sobre lo que transmiten de sí mismos en los entornos virtuales. De hecho, hoy en día las redes sociales se han convertido en un lugar donde la violencia sexista se hace más visible que nunca, y esa es precisamente la ventaja que nos ofrecen estos entornos virtuales ya que visibilizar la violencia, no ocultarla, es el primer paso para poder combatirla.

Esta ponencia inaugural dio paso a una MESA REDONDA moderada por Lía González Estepa en la que participaron Rosa Jiménez Jiménez (“Jóvenes gitanas ante el reto de la igualdad entre mujeres y hombres”), Estíbaliz Linares Bahillo (“Una experiencia piloto coeducativa. Estrategias para mirar con otros ojos”), Susana Manzanedo Aketxe (“El hombre no nace, sino que se hace hombre”) y Alberto Rodríguez Quiñones (“Sin pegas”).
Procedencia de la imagen
Rosa Jiménez, responsable del área de la mujer de la Asociación Cultural Gitana Kale dor Kayiko, se remontó al origen del pueblo gitano y a los valores que definen su identidad, para centrarse a continuación en la mujer gitana, una mujer sometida a una doble discriminación, que deriva del hecho de ser mujer y de ser gitana al mismo tiempo. El objetivo del área de la que ella es responsable sería, precisamente, empoderar a la mujer gitana y abrir vías hacia la igualdad entre hombres y mujeres, pero sin renunciar a su cultura ni a los valores propios de su etnia.

Procedencia de la imagen
Estíbaliz Linares es Graduada en Trabajo Social, ha realizado el Máster en Intervención en Violencia contra las mujeres, ha dinamizado talleres en Sortzen Consultoría y actualmente es investigadora adscrita a la Universidad de Deusto, donde está escribiendo una tesis centrada en el ciberacoso y la brecha digital entre hombres y mujeres. Nos habló Estíbaliz Linares de un taller de seis sesiones dirigido a adolescentes que ha impartido para documentar su tesis. Y subrayó que, a pesar de que la función coeducativa del taller ha dado sus frutos, sería preciso trabajar la coeducación en los centros educativos de manera transversal para que los resultados fueran todavía más efectivos.

Susana Manzanedo forma parte de Sortzen Consultoría, una asociación volcada en la sensibilización y prevención de la violencia machista entre jóvenes y adolescentes. Ella, en concreto, trabaja estos aspectos a través de un taller dirigido a chicos adolescentes cuyo objetivo es hacerles ver que no es justo que tengan los privilegios que les otorga la sociedad por el mero hecho de ser hombres, pero que tampoco es justo el peaje que tienen que pagar por mantenerlos. Un peaje que les impide sentir, pensar o comportarse como una mujer, es decir, que les impone dejar a un lado la afectividad, con todo lo que ello implica, y cultivar otras facetas de su personalidad asociadas a la agresividad o la virilidad. 

Procedencia de la imagen
Y, para finalizar, Alberto Rodríguez, de Agintzari, presentó “Sin pegas”, un programa que se desarrolla en centros escolares y cuya finalidad es dotar a los jóvenes de las habilidades sociales necesarias para enfrentarse a situaciones de violencia, de cualquier tipo de violencia. Se trata de un taller participativo que se desarrolla a lo largo de seis sesiones y cuyos destinatarios son chicos y chicas de entre 15 y 18 años que presentan conductas agresivas o que han vivido situaciones de violencia en distintos contextos (en la escuela, en la familia, en la calle…). El taller finaliza con la proyección de un vídeo (Life vest inside) que pretende transmitir un mensaje positivo, un mensaje de esperanza: “Kindness keeps the world afloat”. Porque -según nos recordó Alberto Rodríguez- no debemos limitarnos a decirles a los jóvenes qué está mal sino que tenemos también la obligación de ofrecerles alternativas, mostrarles que otro mundo es posible y que ellos pueden formar parte de él. 

Este mensaje positivo que nos dejó el último ponente de la jornada fue muy similar al que nos quiso transmitir Raquel Royo Prieto, directora del Máster en Intervención en Violencia contra las Mujeres, cuando abrió la jornada con una expresión que consiguió calar hondo entre todos los asistentes: “gestionar la esperanza”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario