29 de febrero de 2016

Primera jornada de las JEDI 2016

Crédito de la imagen
El 25 y 26 de febrero tuve la ocasión de asistir a las VIII Jornadas de Educación Digital (JEDI), que se celebraron en la Universidad de Deusto con una gran afluencia de público. Quiero felicitar desde aquí a Cátedra Telefónica-Deusto y a Aulablog por la impecable organización de un evento que nos permitió a todos los asistentes disfrutar de las ponencias de dos grandes referentes en el mundo de la educación (Néstor Alonso y Fernando García Páez), conocer interesantes experiencias educativas y asistir a interesantísimos talleres impartidos por grandes profesionales vinculados al mundo de la educación. 

NÉSTOR ALONSO (@arrukero @Potachov), estupendo dibujante y mejor persona, fue el encargado de abrir las JEDI con una magnífica ponencia de sugerente título: “Ni contigo ni sin TIC”. Néstor Alonso se presentó a sí mismo como un maestro de Primaria del Colegio Público San Félix, situado en la localidad asturiana de Candás, pero con sus palabras demostró que es algo más que un simple maestro de escuela. Nos habló de educación, de las TIC, de las tareas integradas… y nos regaló frases que bien merecerían tener su lugar en un titular de periódico. He aquí algunas de ellas: 
  • La misión de la escuela es tender puentes con el mundo real y cruzar por ellos.
  • No hay una verdad absoluta, y todo es absolutamente relativo en el mundo de la educación.
  • Hay vida más allá de los libros de texto, y también más allá de los ordenadores y las pantallas.
  • Corremos el riesgo de que las herramientas nos coman, cuando lo más importante son los procedimientos.
  • No puede dedicarse a la enseñanza alguien que no está dispuesto a aprender todos los días.
  • La editorial somos nosotros. El libro de texto es solo un recurso más.
  • El docente a veces va desparramando contenidos de materias estancas, cuando las materias son vasos comunicantes.
  • Se aprende haciendo.
También nos habló Néstor Alonso de algunas de las experiencias educativas que han llevado a cabo en su escuela, todas ellas basadas en los principios de participación activa del alumnado, trabajo por proyectos, desarrollo de las competencias e inclusión de las TIC como una herramienta más de aprendizaje.

En este enlace se puede acceder a su presentación, una auténtica obra de arte, en cuya antepenúltima diapositiva recoge un epílogo de lo dicho en su ponencia:

1 de febrero de 2016

Mi paso por el taller de gamificación en la jornada Espiral-Base 2016

Crédito de la imagen
En una anterior entrada del blog hablé sobre las ponencias que tuvimos ocasión de escuchar a lo largo de la mañana todas aquellas personas vinculadas al mundo de la educación que decidimos acercarnos el 23 de enero a Medialab-Prado para participar en la jornada “Colaborar para enseñar”, un encuentro educativo organizado por Espiral y la Fundación Colegio Base. Por la tarde se organizaron cuatro talleres simultáneos (gamificación, narrativa digital, robótica, y Realidad Aumentada y Realidad Virtual). En esta entrada del blog hablaré del taller al que yo asistí, el de gamificación, porque bien merece que le dediquemos un apartado especial.

Como se trataba de un taller de gamificación y los encargados de organizarlo eran (y son) unos profesionales de los pies a la cabeza, no podía faltar una original puesta en escena que hizo que todos los asistentes, después de entregar la invitación pertinente y cruzar el umbral de la puerta, nos viéramos de repente inmersos en un espacio inquietante: la sala en la que se iba a impartir el taller se había convertido en el CNEI (Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas), y por ella pululaban científicos vestidos con bata blanca y protegidos con mascarillas y guantes de látex, además de personal enfundado en un rudimentario traje especial contra enfermedades infecciosas. La razón de ello la conocimos enseguida:



Un virus llamado apatovirus ha invadido las aulas pero no todo está perdido: un grupo de científicos ha encontrado una vacuna llamada gamificación que conseguirá erradicar esta pandemia y devolverá el interés y las ganas de aprender al alumnado.